“Una sola exposición a una cabina de bronceado es un factor de riesgo para el cáncer de piel”

Dra. Victoria Nespereira y Dr. Nicolás Iglesias, dermatólogos en el Hospital San Rafael

 

Los doctores Victoria Nespereira y Nicolás Iglesias protagonizarán esta tarde una Jornada de Prevención sobre el Cáncer de piel en la sede de la Fundación San Rafael. Son dermatólogos en el Hospital San Rafael y dirigirán dos charlas coloquio sobre las dudas más frecuentes en torno al melanoma y el carcinoma. Cuestiones como los hábitos de riesgo y las mejores prácticas para prevenir.

La Dra. Nespereira y el Dr. Iglesias abrirán además sus consultas de cribado de cáncer de piel desde el 24 al 28 de junio para ofrecer revisiones gratuitas y asesoramiento a todas las personas que lo deseen. Para ello sólo es necesario registrarse en la web de la Campaña Euromelanoma, organizada en España por la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

-¿Qué le dirían a la gente para animarla a que asista a la charla de esta tarde?

-Vamos a hablar de temas eminentemente prácticos y útiles para la población en general. Lo que vemos en el día a día de nuestras consultas es que nos preguntan siempre las mismas cosas. La gente que realmente está interesada va a encontrar respuestas a dudas frecuentes. Y como va a ser muy práctico, les va a gustar. Hay gente que está concienciada y sin embargo comete errores.

-¿Y cuáles son esos errores más frecuentes?

-Pensar que el uso de la crema solar va a provocar un déficit de vitamina D, que basta con utilizar la crema una sola vez al día, que si vas por la calle paseando no te da el sol… Victoria va a hablar de hábitos de fotoprotección y yo, de tumores cutáneos frecuentes. Algo muy frecuente en las consultas es que un paciente diga que tiene muchos lunares, pero cuando lo desnudas, muchas veces lo que tienen son queratosis seborreicas, por ejemplo, que es un tumor benigno que se puede parecer a un lunar pero no tiene nada que ver. No requiere un seguimiento o tratamiento como el de lunar. Con pequeñas cosas, los pacientes pueden aprender a reconocer y diferenciar un lunar del que tiene que estar pendiente.

Piel clara, más riesgo de cáncer de piel

-A Coruña es una de las provincias con más muertes por cáncer de piel. ¿Tienen alguna explicación?

-No tenemos una razón que lo explique. Pero es verdad que tenemos fototipos claros, piel clara y a pesar de que en Galicia no es un sitio con demasiada exposición solar, con esas pieles claras, la gente se quema. Uno de los factores de riesgo del melanoma, que sí puede ser mortal, son las quemaduras solares. Los hábitos de exposición solar han cambiado. Hemos pasado de trabajar en la huerta, en el mar, y tener una exposición crónica, a hacer un uso recreativo del sol. Esto a lo mejor ha podido influir, quemaduras solares frecuentes en la infancia o el uso de cabinas de bronceado, que es otra cosa que produce cáncer de piel. Y eso es algo que la gente antes no hacía y ahora sí. Puede ser parte de la explicación.

La mejor protección, la ropa

-Parece muy sencillo de prevenir un cáncer de piel, pero por lo que dicen, no parece estar tan claro. ¿Qué falla?

-No es sólo echarse crema, sino protegerse con sombra, llevar prendas que te proteja del sol; sombrero, gafas de sol, ropa de manga larga… No es sólo la crema pero no hay conciencia. Y además esta puede ser otra explicación, en cuanto sale un rayo de sol y como no es tan habitual, allá salimos todos. Siempre decimos que la mejor protección es la ropa, es no hacer una exposición inadecuada. Una persona que se pone 6 horas al sol con crema está haciendo algo mucho peor que el que pasea por la calle con una gorra y manga larga.

-¿Hay un paciente tipo entre los que ven?

-Los que vienen más preocupados son los más jóvenes y más las mujeres. Los hombres vienen porque los traen o los convencen sus mujeres. Es muy frecuente eso de “vengo obligado por mi mujer” y luego es verdad que es bueno que hayan venido. Si hubiesen vivido solos, a lo mejor habrían venido ya con síntomas. Recientemente se publicó un estudio muy bonito que demostraba que las personas que estaban casadas se le detectaban los melanomas más finos que a las personas viudas, divorciadas o solteras, que llegan mucho más tarde, con melanomas de peor pronóstico. Se sobreentiende que la pareja ayuda a detectar lesiones.

Consultas gratuitas de prevención, del 24 al 28 de junio

-La última semana de mes van a ofrecer consultas gratuitas en el Hospital San Rafael dentro de la campaña Euromelanoma. ¿Qué personas deberían ir? ¿Cuáles son los factores de riesgo?

La piel clara es un factor de riesgo, tener muchos lunares… Aunque claro, van a venir sobre todo con manchas. Nos referimos a 50, 100 o más lunares, a gente con antecedentes familiares de cáncer de piel, quemaduras en la infancia… Me gustaría tener un paciente que se pase el verano en la playa, horas y horas, aunque sea con crema protectora, o que use cabinas de bronceado… La campaña Euromelanoma más que para diagnosticar cáncer de piel es para informar a la gente de por qué es importante que esté pendiente de su piel. Por qué  protegerse y sobre todo para cambiar hábitos de vida que no les van a beneficiar en absoluto. La gente con 40 años se preocupa de las manchas sin darse cuenta de que haber tenido una exposición al sol más razonable en la infancia o la juventud las hubiera evitado.

-¿Y personas de algún perfil determinado, no necesariamente de género?

-Los trabajadores al aire libre y también los niños porque están en una edad en la que las quemaduras son más peligrosas y les queda mucha vida por delante para protegerse. Los padres de los niños serían un objetivo muy bueno, es importante que estén informados. Por ejemplo, en verano, que los niños van a campamentos en los que están expuestos muchas horas al sol, es bueno protegerlos. Aunque muchos campamentos ya inciden en que los niños lleven su crema.

Las cabinas de bronceado, un problema de salud pública

-¿Qué pasa con las cabinas de bronceado? ¿Cuánto son de peligrosas?

Son un problema de salud pública. Una sola exposición es un factor de riesgo para sufrir cáncer de piel y la gente no es consciente de ello. Su uso es más frecuente del que creemos. En Australia, donde la gente tiene un fototipo muy claro y es uno de los lugares donde más cáncer de piel hay, las cabinas de bronceado están prohibidas porque están más concienciados y es un problema de salud pública más grave que aquí. No sé si prohibir es la solución, pero la gente debe saber que es inadecuado su uso, como fumar. La exposición a la radiación ultravioleta, por supuesto incluidas las cabinas de bronceado, está equiparado como riesgo carcinogénico a fumar y otros hábitos conocidos por todo el mundo. A los usuarios de cabinas de bronceado nadie se lo dice. Hablamos del melanoma pero el más frecuente es el carcinoma basocelular que en la mayoría de los casos no te mata, pero suele tener un tratamiento quirúrgico. Cuanto antes se trate, menos cicatriz deja. A veces es muy agresivo y la intervención puede causar daños.

Bronceado no es sinónimo de buena salud

-¿Cuál es la exposición máxima al sol aconsejable, tras la que deberíamos ponernos a la sombra?

-En las horas centrales nada, y luego depende del tipo de piel. La crema protectora con factor alto eleva el tiempo en que puedes exponerte pero la radiación se recibe igual. No podemos dar un límite igual para todos. Cada dos horas habría que renovar la protección pero no es bueno estar dos horas seguidas al sol y menos a las horas centrales del día. Quizás es más una cuestión de filosofía. Estar bronceado no debería estar asociado a tener un aspecto saludable, sino de una piel que ha sido castigada. La gente puede disfrutar del sol y del buen tiempo pero ese hábito de querer estar bronceado es perjudicial. Hay personas que por mucho que se expongan, nunca se van a broncear, toda exposición solar les causa daño.

-¿Todavía ocurre que hay gente que use factor de protección muy bajo, tipo 6?

-En la consulta cada vez menos, la gente en general ya es consciente y al menos usa por encima de 30, pero esos son los que consultan, que ya son personas más concienciadas.