La mesa de Navidad más saludable

 

Quizás la Navidad no sea el mejor momento para iniciarse en los hábitos saludables pero eso no significa que sea la oportunidad de saltarse todas las recomendaciones. Más bien todo lo contrario: Lo ideal es mantener los buenos hábitos alimenticios todo el año, también en las celebraciones de Navidad, pero si vas a cometer algún exceso, que sea sólo uno.  Intenta hacer tu mesa de Navidad más saludable.

Es mejor evitar hacer de la frase “que es Navidad” una excusa para comer o beber en exceso, consumir muchas grasas y dulces, dormir poco y mal y consumir sustancias tóxicas, como el tabaco, en una suerte de todo en uno peligroso.

Antes de empezar, lo ideal es no alargar las fiestas con el consumo de productos típicamente navideños antes o después de las fechas señaladas. Es recomendable consumir turrones y champán sólo en los días de fiesta, comprar las cantidades justas y que no sobren para los días después.

Mantener los hábitos saludables

Mantener los patrones de la dieta mediterránea y hacer comidas más saludables en Navidad no es tan difícil. Aquí te contamos cómo:

  • Es importante mantener los hábitos y horarios habituales, a ser posible con cinco comidas sanas al día. Evita picar entre horas y saltarte una comida para llegar con más hambre a la cena de Nochebuena.
  • Haz ejercicio físico. Mantén tus rutinas y si no las tienes, aprovecha los días de vacaciones para pasear.
  • Recuerda que la Navidad es una fiesta para disfrutar de nuestros seres queridos, y que eso no es incompatible con una comida saludable. Saborea y disfruta comiendo de todo, pero en pequeñas cantidades.
  • Bebe al menos 6-8 vasos de agua al día para mantener una buena hidratación, que además facilita el correcto funcionamiento del intestino y el aparato digestivo.
  • Limita el consumo de alcohol y recuerda que sólo aporta calorías vacías.

Una comida sana, una Navidad para todos

Si te reúnes con tu familia y especialmente si en ella hay personas de diferentes edades, es probable que haya comensales con limitaciones a la hora de comer. En lugar de hacer una comida especial para ellos o provocar que se salten algún plato, ¿por qué no aprovechar para unificar el menú y hacer de tu mesa de Navidad una opción más saludable? Será un bonito homenaje y una apuesta segura por la salud de toda la familia.

Las dietas para personas con tensión alta, cardiopatías, diabetes, colesterol, sobrepeso, exceso de triglicéridos o ácido úrico son también recomendables para personas sanas. Y están especialmente indicadas para quienes pretenden estarlo mucho tiempo.

Alternativas para una mesa más saludable

Si te toca cocinar y además tienes entre tus invitados personas con alguna intolerancia, puedes consultar esta guía de la Federación Española del Corazón para saber qué debes que tener en cuenta. Aquí te dejamos algunas recomendaciones y alternativas para una mesa de Navidad más saludable:

  • En general, es recomendable mantener la apuesta de todo el año por las cinco raciones de frutas y verduras al día. La macedonia de frutas es un postre ideal por su contenido nutricional, pero además facilita las digestiones y refresca después de una comida copiosa. Lo mismo ocurre con las compotas de frutas como acompañamiento de las carnes; deliciosas y muy digeribles. La combinación de las frutas adecuadas, tanto en una como en otra evita el uso de azúcar añadido. Recuerda que la canela es un perfecto aliado.
  • Evitar las grasas, especialmente las saturadas, en Navidad no es complicado. Sólo hay que prescindir de los embutidos, y las salsas y postres industriales y usar sólo aceite de oliva. Recuerda que los platos más tradicionales se cocinan con técnicas saludables, como el horno. El pescado o el pavo o capón sin piel son una buena opción para una comida sana en Navidad, pero si optas por alguna carne no magra, es mejor retirar la grasa visible.
  • Para evitar el uso de sal en la preparación de carne puedes emplear laurel, nuez moscada, pimienta, salvia, tomillo, ajo, cebolla, orégano o romero. Para el pescado, suele es adecuado el curry en polvo, eneldo, mostaza, zumo de limón o pimienta. Y para los vegetales, romero, salvia, eneldo, canela, estragón, albahaca o perejil.
  • El marisco en general es saludable, y a pesar de la mala fama que tiene para personas con colesterol, el producto del mar que más tiene son los calamares. Incluso las personas con niveles altos de ácido úrico pueden consumir un poco. Si se cumple la norma de comer una ración pequeña, el marisco es una buena opción para todos.

Una dieta saludable es el mejor regalo que puedes hacerte y hacer a los tuyos. Recuerda que los niños y los mayores son más sensibles a los excesos.