Apps para vigilar tu salud ¿Son todas útiles?

 

La revolución digital y el creciente interés por un estilo de vida saludable han provocado un auténtico boom de aplicaciones móviles y funcionalidades para dispositivos como los wearables, creadas para ayudar a vigilar nuestra salud y nuestra condición física.

Existen infinidad de Apps para vigilar tu salud, hacer dieta, contabilizar las calorías que ingerimos, las que consumimos en nuestra actividad diaria, para contar los pasos y completos entrenadores personales virtuales. La oferta crece año tras año con propuestas para controlar la menstruación o los períodos fértiles de las mujeres, paut arla medicación en pacientes crónicos, medir el nivel de glucosa o colesterol en sangre…

En el último Mobile World Congress celebrado en Barcelona fueron presentados al menos siete proyectos de desarrollos que permitirán por ejemplo medir la temperatura corporal desde el móvil y en tan sólo un segundo, realizar un electrocardiograma en dos minutos, averiguar la cantidad de sal que tiene una comida o controlar los niveles de azúcar con la cámara frontal del móvil.

Un detector de caídas con alerta médica

Muchos de estos dispositivos, como un detector de caídas que se acopla a la cintura de los pacientes y lanza una llamada a los servicios de emergencia geolocalizando al paciente segundos después, están especialmente dirigidos a la población mayor. Y aquí radica una de las principales limitaciones que Manuel Viso, médico del Hospital San Rafael, ve a las Apps que ya están en el mercado.

“Creo que necesitaremos unos cuantos años para que las Apps sean efectivamente útiles, porque la gente que más las necesita es mayor y no está familiarizada con su uso”. Por su experiencia en una consulta por la que pasan entre 3.000 y 4.000 pacientes al año, los mayores ni conocen estas funcionalidades ni se creen capacitados para usarlas.

Apps para controlar el tratamiento de pacientes crónicos

Viso considera muy útiles aplicaciones de control de medicación de los pacientes. Destaca entre ellas Mecuido, una App que ayuda a seguir los tratamientos farmacológicos y permite configurar alertas para evitar despistes. Mecuido informa a los pacientes de los beneficios de cumplir el tratamiento y el peligro de no hacerlo.

“A veces la gente cree que cumplir el tratamiento es no abandonar la medicación, pero en realidad se trata de tomársela en las dosis, a las horas y en las condiciones en que es prescrita; esta aplicación te informa de los riesgos de por ejemplo tomarse dos pastillas para compensar la que te olvidaste en la toma anterior”, detalla.

La App ofrece consejos prácticos, información sobre algunas enfermedades, audioprospectos y lanza mensajes motivadores para que el paciente siga las pautas de la medicación que el doctor Viso vería útiles para usuarios del Sintrom: “Al final se recurre a colocar las medicinas en un lugar de la casa asociado a las horas de la toma o, como mucho, a una alarma en el móvil”.

Otra App en esta línea, según el doctor del Hospital San Rafael es ExpertSalud, que además de alertar al paciente de cuándo debe tomarse su medicación, le permite llevar un registro diario de los niveles que debe medir cada día y compartirlos con su profesional sanitario de referencia.

Los contadores de calorías, limitados

Viso es sin embargo crítico con otras Apps que permiten por ejemplo tomar imágenes de afecciones cutáneas y realizar un diagnóstico porque considera que no pueden suplir el criterio médico. Pero también considera de una eficacia relativa otras de uso muy extendido como las que miden las calorías ingeridas en las comidas, sobre todo porque es complicado que el usuario cubra todos los datos requeridos.

Apunta que la mayor parte de los usuarios no registra todas las comidas, se salta “el pincho de tortilla o la chocolatina de media mañana” y que incluir en el móvil manualmente todos los datos de cada día lleva demasiado tiempo. La mayor parte de la gente se cansa al cabo de una semana. “Llegará un día que escanees el código de barras y registres automáticamente todo, entonces sí puede ser útil”, añade, y advierte de que estas Apps son muy limitadas porque no distinguen entre grasas saturadas o no.

Hay otras Apps que utilizan los médicos, como son Medscape o MedPageToday, que facilitan noticias sanitarias, incluso por especialidades o de estudios y congresos e incorpora calculadora médica. Viso utiliza también Epocrates, una App en inglés que permite consultar patologías, medicación y que en su caso le resulta útil para comprobar posibles interacciones entre medicamentos.

La tecnología avanza a toda velocidad y aporta respuestas adecuadas a las necesidades de médicos y pacientes. Por eso Viso cree que las Apps presentadas en el World Mobile Congress serán muy efectivas si llegan al mercado. Pero cree que harán falta unos años más: “Las Apps de salud están por desarrollar pero la población acabará familiarizándose con ellas”.