5 consejos para una Navidad feliz y saludable

5 Consejos para vivir una Navidad feliz y saludable

 

Ya queda menos de un mes para que den comienzo las fiestas de Navidad, de las reuniones alrededor de una mesa y del sinfín de fiestas y celebraciones. Tanto si eres una persona entusiasta de los villancicos y del ambiente navideño como si esperas que estas fechas pasen pronto y se lleven la nostalgia, para la mayoría de nosotros es posible vivir una Navidad feliz y saludable.

Sigue con atención estos 5 consejos para una Navidad feliz y saludable que te detallamos y verás cómo es mucho más fácil de lo que parece. Al fin y al cabo, piensa que son 2 semanas, 14 días entre Nochebuena y el día de Reyes, en los que equilibrar el cuidado de la salud con las reuniones, los atracones, los gastos y el tiempo libre o de trabajo deben ser nuestro objetivo.

1. Mantener los hábitos saludables.

Durante las fiestas de Navidad es frecuente que te lluevan las propuestas de reuniones, comidas, cenas, salidas nocturnas… Y disfrutar de todo ello (en su justa medida) es bueno para tu salud, como veremos más adelante. Sin embargo, es importante compensar los excesos con el mantenimiento de tus hábitos saludables antes, después e incluso durante los días de fiesta. La práctica de ejercicio regular y moderado, los horarios habituales de comidas y descanso y la huida de tóxicos como el alcohol y el tabaco.

¿Quieres repasar los hábitos saludables? Echa un vistazo aquí. Y recuerda que en las principales ciudades el 31 de diciembre se celebran las carreras de San Silvestre. ¿Por qué no propones a tus amistades y familiares participar este año en grupo? Siempre es divertido participar andando o a la carrera ¡Y saludable! Además, se puede implicar a los niños y siempre es una buena excusa para entrenar todo el mes de diciembre.

2. Menú saludable

A menudo las cenas de Navidad son muy copiosas, con infinidad de platos llenos de calorías, pero lo cierto es que es fácil y súper sabroso preparar un menú saludable. Un menú adaptado a las necesidades de toda la familia y a las limitaciones alimenticias por motivos de salud que pueden sufrir especialmente las personas mayores.

Empezar con un poco de marisco o una buena sopa de pescado y marisco; seguir con un plato a base de carne magras o pescado al horno y elaborar una variada macedonia de frutas frescas de postre es perfecto. ¡Y se ajusta bastante a algunas de las comidas más tradicionales de estas fiestas! Descubre aquí más ideas. Recuerda que todo el mundo puede comer un poco de turrón en los días señalados, pero un trocito. Si acabas ganando peso en sólo 2 semanas, es que te habrás pasado.

3. Asegúrate una buena hidratación

Beber agua de forma regular es muy importante para mantener nuestro cuerpo hidratado y  conservar las defensas en buena forma. Beber de 6 a 8 vasos de agua al día es especialmente importante en los meses de invierno en los que el frío y la humedad pueden reducir nuestra sensación de sed, algo muy frecuente entre las personas mayores.

Te recordamos que el consumo de alcohol reduce la hidratación del organismo y del cerebro, de ahí la sensación de resaca. El alcohol es uno de los peores tóxicos para el cuerpo y es mejor eliminarlo de tu dieta porque sólo te aportará calorías vacías. Y si vas a brindar, bebe abundante agua antes y después de hacerlo. Lo agradecerás.

4. Contacto físico y solidaridad

Si la Navidad es sinónimo de reuniones familiares y entre amigos, aprovecha para dejar a un lado la televisión, el teléfono, la tableta o el ordenador y los videojuegos.

Como ya te contamos hace un año, el contacto físico con las personas queridas, los abrazos, los besos y compartir tiempo con tus allegados es bueno para tu salud. Tu cuerpo segregará oxitocina y otras hormonas asociadas al bienestar, lo que te hará sentir mejor. Además, puedes aprovechar las vacaciones escolares para salir con los niños de la casa a pasear y al campo; el contacto con la naturaleza también tiene efectos positivos para la salud.

Es también una buena ocasión para compartir tu tiempo con personas que viven solas y a las que estas fechas se les hacen más cuesta arriba. Si no tienes familiares en estas circunstancias, Cáritas tiene un programa de acompañamiento que hace una gran labor

5. Si tienes vacaciones, desconecta

Relajarse, reírse, disfrutar de reuniones de amigos y desconectar del trabajo… Suena bien, ¿verdad? Pues estas son prácticas saludables, avaladas por estudios científicos. Tu cuerpo y tu mente necesitan desconectar de la rutina, olvidarse del ordenador y del móvil del trabajo y disfrutar, descansar, no hacer nada… Para recargar pilas.

Así que ya lo sabes, intenta escapar del estrés y que los tuyos también lo hagan para vivir las fiestas en armonía y disfrutar de una Navidad feliz y saludable. Y si quieres compensar los excesos aprovecha este fin de semana largo para cuidarte con hábitos saludables. ¡No empieces la celebración antes de tiempo ni la prolongues más allá!